domingo, 3 de julio de 2011

Efemérides del mes julio

Por Sabino Barroso Pimentel
01 de julio de 1811. El Supremo Congreso de Venezuela proclama los derechos del pueblo, al declarar que… la soberanía reside en el pueblo y el ejercicio de ella en los ciudadanos con derecho a sufragio por medio de sus apoderados legalmente constituidos. Ese mismo congreso, el 05 de julio, declaró la Independencia.
01 de julio 1810. Nace en San José de Guama, estado Yaracuy, el afamado dibujante Carmelo Fernández (Páez), hijo de una hermana del catire Páez, es el autor del dibujo del perfil de Simón Bolívar en las monedas venezolanas. Fernández, fue uno de los integrantes de la comitiva oficial que se trasladó a Santa Marta, con motivo de la repatriación de los restos del Libertador en 1842.
01 de julio de 1812. Bolívar comunica a Francisco de Miranda, Jefe Supremo de la República, la pérdida de la importante plaza de Puerto Cabello, cuya defensa se le había confiado. Bolívar, notoriamente apesadumbrado le manifiesta a Miranda el abatimiento y el desánimo que lo embargaban.
Con la caída de Puerto Cabello, se sella la pérdida de la Primera República, que rubrica el Generalísimo Francisco de Miranda, con la capitulación en La Victoria, el 25 de julio de 1812, a los 245 años de la fundación de Caracas.
02 de julio de 1813. El coronel José Félix Ribas y su lugarteniente el mayor general Rafael Urdaneta triunfan en la Batalla de Niquitao, sobre el coronel realista José Martí, la Batalla de Niquitao es una de las más brillantes batallas de la Campaña Admirable, librada en el sitio conocido como Las Mesitas de Niquitao. Eran 900 realistas, contra 350 patriotas.
En el parte al General Bolívar, el coronel Ribas elogia el valor de Urdaneta, quien cumplió a cabalidad las órdenes que él le impartiera, así como los de los capitanes Campo Elías y José María Ortega. De Campo Elías refiere que actuó con una impavidez increíble. En poder de los patriotas quedaron 445 prisioneros, 500 fusiles y 2.500 cartuchos.
03 de julio de 1810. Ve la luz en Maracaibo, Rafael María Baralt, quien fuera un gran hombre de letras e historiador. De familia de considerables recursos económicos, Baralt recibe una esmerada educación, a los 20 años se gradúa de bachiller en latín y filosofía en la Universidad de Bogotá. A su regreso a Venezuela ingresa a la milicia como agrimensor, oficio que alterna con el periodismo y la narrativa.
A los 25 años se integra a la Secretaría de Guerra y Marina, lo que le permite el acceso a la información necesaria para escribir su Resumen de la Historia de Venezuela. En 1840 viaja a París para editar el Resumen de la… y su famosísimo Diccionario de Galicismos. El 13 de septiembre parte definitivamente de Venezuela, hacia Londres, pero luego se radicaría en España. Escribe su Adiós a la Patria, una real joya de la poesía, de esa Oda nace la célebre expresión; Tierra del Sol Amada.
Baralt fue el primer americano en ingresar, como Individuo de Número, a la Real Academia Española (RAE), ocupó el Sillón dejado vacante por Donoso Cortés. Su brillante discurso de ingreso le gana los mejores elogios y fue considerado, en lo ideológico, como católico socialista.
03 de julio de 1811. Simón Bolívar, en medio de una acalorada sesión de la Junta o Sociedad Patriótica, pronuncia su afamado discurso en esa corporación, es el primero que de él se conozca, y de ese discurso copiamos el texto siguiente:
¿Qué nos importa que España venda a Bonaparte sus esclavos o que los conserve, si estamos resueltos a ser libres?
Esas dudas son tristes efectos de las antiguas cadenas. ¡Que los grandes proyectos deben prepararse en calma! Trescientos años de calma, ¿no bastan? ¿Se requieren otros trescientos todavía?
La Sociedad Patriótica respeta, como debe, al Congreso de la nación, pero el Congreso debe oír a la Junta Patriótica, centro de luces y de todos los intereses revolucionarios.
Pongamos sin temor la piedra fundamental de la libertad sudamericana; vacilar es perdernos.
04 de julio 1817. El General Simón Bolívar, se gana el remoquete de El Loco de Casacoima. Ese día el Libertador, corrió uno de los trances más difíciles de su vida al verse acorralado por los españoles, en la Laguna de Casacoima (estado Delta Amacuro), cuando junto con un reducido grupo de oficiales; Carlos Soublette, Jacinto Lara, Juan Bautista Arismendi y unos pocos soldados iban en cuatro flecheras desde el apostadero de San Miguel hacia las bocas del Orinoco, pero fueron avistados por el enemigo que inicia una persecución con seis lanchas cañoneras y les disparan, ante la superioridad de los españoles, Bolívar y los patriotas que van con él en la flechera, ven como única salvación lanzarse a las pantanosas aguas de la Laguna de Casacoima, para esconderse entre sus matorrales. Las otras flecheras fueron capturadas y los españoles degüellan a sus ocupantes.
Los que logran escapar llegan al Trapiche de Casacoima, gracias al bravo oficial caroreño Pedro León Torres, quien con otros dos oficiales y refuerzos evadió a los españoles. Bolívar, que se había despojado de sus ropas se cubre con una bata que le suministraron. El Libertador es presa de un estado febril y pronuncia unas palabras en apariencia incoherentes, dijo: Angostura será liberada y entonces se salvará Venezuela e iremos a libertar a la Nueva Granada y arrojando a los enemigos del resto de Venezuela, yo los conduciré a todos ustedes a libertar también a Quito, Perú, a todo el Continente Americano y llevaremos nuestros pendones victoriosos al Perú. Los presentes se desconciertan y piensan que la fiebre es la causa de esas palabras y que Bolívar había enloquecido. Dionisio, el fiel asistente de Bolívar, llega de último al campamento con un enorme cuchillo y explica que ese cuchillo era para matar a su Excelencia el Libertador, antes que verlo caer prisionero de los realistas.
El valiente coronel Briceño Méndez oye llorar a un oficial que dice: Todo está perdido, lo que era nuestra confianza, helo aquí loco… delirando. Pasado este terrible episodio, las victorias patriotas se suceden una tras otra y el General Bolívar escribe al general José Antonio Páez: Este golpe nos da una preponderancia eterna, y fija el destino irrevocablemente, de Guayana, Barinas y aún de la Nueva Granada. El Loco de Casacoima, con su mente visionaria y su visión estratégica de los sucesos, solo conoce un derrotero: ¡Triunfar!
04 de julio 1821. Como consecuencia del triunfo de los patriotas en la Batalla de Carabobo (21/06/1821), el 04 de julio siguiente, el jefe realista José Pereira, capitula.
05 de julio de 1811. Se declara la Independencia de Venezuela, según lo expresado en el Acta aprobada por el Congreso de las Provincias Unidas, reunido en Caracas. Cristalizan, en un día como el reseñado, las tentativas de José Leonardo Chirinos, Gual, España y Miranda.
Nosotros, pues, a nombre y con la voluntad y la autoridad que tenemos del virtuoso pueblo de Venezuela, declaramos solemnemente al mundo que sus provincias unidas son y deben ser desde hoy, de hecho y de derecho Estados Libres, soberanos e independientes y que están absueltos de toda sumisión y dependencia de la corona de España o de los que dicen ser sus apoderados o representantes. […]
Y para ésta, nuestra solemne declaración, damos y empeñamos mutuamente unas provincias a otras, nuestras vidas, nuestras fortunas y el sagrado de nuestro honor nacional…
Esa es parte de la letra en el papel, pero esa declaración hubo de ser defendida en la Guerra de Independencia, una guerra que se devoró la vida de la mitad de nuestros ancestros, en largos 12 años de cruenta y terrible guerra.
La Declaración de Independencia escrita y formal se concreta el día 07, y fue redactada por Juan Germán Roscio y Francisco Isnardi. Fue aprobada con los votos favorables de todos los diputados… excepto el del cura Manuel Vicente Maya, diputado de La Grita. Las firmas se terminaron de recoger el 18 de agosto, como lo recalca el Comandante Presidente Hugo Chávez, porque el 05 de julio se declaró la Independencia, no se firmó el Acta de la Independencia. Imagino que la difundida creencia de que eso es así proviene del magnífico cuadro (Firma del Acta de la Independencia) del pintor caraqueño Juan Lovera, que es sólo una excelente alegoría del aquel acto.
05 de julio de 1944. El presidente Isaías Medina Angarita inaugura los Bloques de la Urbanización El Silencio, obra diseñada por el insigne arquitecto Carlos Raúl Villanueva. Paradójicamente el nombre de El Silencio, se debe a que era el sector más ruidoso de la capital y, por lo demás, era un antro de prostitutas, refugio de delincuentes… y alojamiento de más de 30 bares y de 40 burdeles sitos en el callejón de Las Chayotas.
06 de julio de 1782. Nace en Curazao el patriota Almirante Luis Brión, quien fue enviado en 1794 a Holanda para cursar estudios, su familia gozaba de grandes recursos.
Desde 1813, Brión, se incorpora a la lucha por la Independencia de Venezuela, en 1814 adopta la nacionalidad venezolana y Bolívar le concede el grado de Capitán de Fragata. El 02 de mayo de 1816, cuando zarpan los patriotas de San Luis de los Cayos, Haití, en siete goletas lo hacen comandadas por Brión, bajo el mando único del General Bolívar, Jefe Supremo de la República. Ese mismo día, en aguas de la isla de Los Frailes, los patriotas combaten en el mar contra los españoles, triunfan y el Libertador promueve a Brión al grado de Almirante.
06 de julio de 1792. Muere, doña María de la Concepción Palacios y Blanco, madre del pequeño Simón Bolívar quien contaba con nueve años de edad, la herencia que dejara a sus cuatro hijos vivos, se estima en 400.000,00 pesos oro, en efectivo, además de las casas, ingenios azucareros, fincas de cacao, alhajas, muebles, minas y esclavos.
06 de julio de 1897. Nace en San Cristóbal el General Isaías Medina Angarita. Quien realizó sus estudios en la Escuela Militar. De 1936 a 1941 ocupó el cargo de Ministro de Guerra y Marina. Resultó electo presidente el 28 de abril de 1941, con el 87,6 % de los votos de los miembros del Congreso Nacional y se posesionó el 05 de mayo. Fue derrocado el 18 de octubre de 1945, por los adecos en contubernio con Marcos Pérez Jiménez, Carlos Delgado Chalbaud, Luis Felipe Llovera Páez y las compañías petroleras.
El presidente Medina fue un demócrata a carta cabal, durante su gobierno se toma la iniciativa para llevar a cabo las primeras elecciones libres, directas, universales y secretas. Se legalizaron Acción Democrática y el Partido Comunista de Venezuela, cesan las persecuciones políticas y regresan todos los desterrados. En 1942 se crea el impuesto sobre la renta y ese año se sanciona su ley. Además se promulga la Ley de Hidrocarburos en 1943. Y en 1945 la Ley Agraria.
La Ley de Impuesto sobre la Renta merece una mención especial ya que por medio de ella se pecharon las transnacionales que solo pagaban los impuestos establecidos en sus títulos de concesión, esa ley desató una perversa campaña de la prensa nacional contra Medina, encabezada por el diario La Esfera, que estaba al servicio de las compañías petroleras. Y, adivinen quién más… Acción Democrática, la campaña fue usada como medio para preparar el golpe de Estado que le dieron los adecos al presidente Medina, golpe al que llamaron, y no sé si aún llaman, Gloriosa revolución de octubre
07 de julio de 1814. El Azote de Dios, José Tomás Boves, al frente de 8.000 fieros llaneros, llenos de odio contra la clase dominante, avanza sobre Caracas, Simón Bolívar le opone resistencia en Antímano, pero hubo de replegarse.
A sabiendas de lo sanguinario que era Boves y de su crueldad, se inicia la Emigración a Oriente. 20.000 personas, entre hombres, mujeres, niños y ancianos, y el derrotado ejército abandonan a Caracas, por una decisión que fue tomada en una asamblea celebrada en el convento de San Francisco. Unos huyeron por mar con rumbo a las Antillas, entre quienes se marcharon a las Antillas estaban las hermanas de Bolívar… María Antonia, partidaria de España, se negaba a salir de Caracas y fue obligada a abandonar la capital, pues el Libertador temía que fuera ultrajada, como acostumbraban las huestes de Boves. En la mañana del día reseñado, parte la caravana hacia Oriente, unos por la vía de Guarenas, Capaya, Boca de Uchire y Píritu por la costa, otros se van por Cupira, Sabana de Uchire, Guanape y Clarines. La Emigración a Oriente, es uno de los capítulos más dramáticos de nuestra historia.
08 de julio de 1766. Nace en Santiago de Chile José Cortés de Madariaga, quien fue el cura que, el jueves santo del 19 de abril de 1810, se ubicó detrás del Capital General Vicente Emparan, e hizo señas de negación a la muchedumbre, incitándola a gritar ¡No! a la pregunta de Emparan.
09 de julio de 1835. Es derrocado, de la presidencia, y expulsado del país el Dr. José María Vargas, por la llamada Revolución de las Reformas.
09 de julio de 1814. Después de 20 días de heroica resistencia se rinde Valencia, sitiada por Boves, quien ofrece una generosa y honrosa capitulación al coronel Juan Escalona, jefe de la plaza patriota. Boves jura cumplirla ante Dios y la hostia en la iglesia principal… lo demás es historia conocida.
09 de julio de 1811. El Congreso de las Provincias Unidas de Venezuela, aprueba la propuesta de bandera nacional presentada por Miranda.
10 de julio 1937. Muere el rocambolesco personaje Rafael Nogales Méndez, quien nació en San Cristóbal, estado Táchira. Nogales Méndez, fue enviado a los siete años de edad, a Alemania, España y Bélgica, países en los que recibió una esmerada educación y una excelente capacitación militar. En Europa aprendió alemán, francés e italiano.
Su vida transcurrió entre guerras, fue un arriesgado e infatigable guerrero y como soldado a sueldo participó en innúmeros conflictos bélicos. En 1898, se une al ejército español y pelea en Cuba contra las fuerzas intervencionistas del imperio yanqui. En 1902, participa contra Cipriano Castro, en la llamada Revolución Libertadora, al lado del banquero Manuel Antonio Matos, quien asociado con las empresas transnacionales New York Bermúdez Company, Orinoco Steamship Company, entre otras, pretendía derrocar al presidente Cipriano Castro, revolución que, finalmente, fue derrotada en la Batalla de La Victoria.
En 1904, Nogales Méndez, aparece participando en la guerra chino-japonesa. Regresa a Venezuela en 1908, una vez derrocado Cipriano Castro… pero Gómez tiene buena memoria y no lo perdona, por lo que hubo de exiliarse en Colombia.
Con el inicio de la Primera Guerra Mundial, en 1914, ofrece sus servicios a Bélgica y Francia, que no se interesan en él. Se alista como oficial del Ejército Expedicionario Turco y por sus servicios recibe el título honorífico de Bey. Por su valeroso desempeño se gana la Cruz de Hierro, en su primera clase, la Estrella de Mechedieh, y el grado de Teniente Coronel de la Tercera División de la Caballería Imperial.
En 1917, combate en Egipto y en 1919 se involucra en la Revolución Mexicana, a favor de Emiliano Zapata, y luego de Pancho Villa. Viaja a Nicaragua donde conoce a Sandino, quien lo acoge y le explica el porqué de la causa antiimperialista… Nogales, escribe el libro Saqueo a Nicaragua.
A la muerte de Gómez regresa a su patria, pero López Contreras no se fía de él y lo envía a Falcón, como Jefe de Aduana, algo insignificante para este personaje, por lo que renuncia en 1937 y se marcha a Panamá, donde muere.
11 de julio de 1776. Nace el virtuoso pintor caraqueño Juan Lovera, quien se dedicó en especial al retrato religioso e histórico principalmente. Lovera, era un hombre de extracción humilde, perteneciente a la clase de los pardos. Y, antes de ser el virtuoso que fue, se desempeñó como pintor de brocha gorda. Estudió en el convento dominico de San Jacinto y pintura con Antonio José Landaeta.
Son célebres sus lienzos El 19 de abril de 1810 (1835), El 5 de julio de 1811 (1838) y los retratos de Simón Bolívar, José Antonio Páez, José María Vargas, Cristóbal Mendoza. Como puede colegirse de sus obras, era un ferviente partidario de la Independencia, fue uno de los que emigraron a Oriente y se residenció en Cumaná, donde fundó una escuela de pintura.
11 de julio de 1811. Una vez ocurrido el 19 de abril de 1810 y el 05 de julio de 1811, las provincias de Maracaibo, Guayana y Coro permanecen leales a la corona. Pero, incluso entre las que se plegaron a la causa de la Independencia existían focos de resistencia. Ese 11 de julio, estallan los gritos a favor del imperio español. Los insurrectos se apoderaron de Ocumare de la Costa y logran la adhesión de Nirgua, Montalbán y Urama.
11 de julio de 1814. Boves, luego de derrotar a Bolívar y a Mariño, el 15 de junio, en la Batalla de la Puerta, envía contra Caracas a 1.500 hombres, al mando del capitán Ramón González, en tanto Boves va contra una Valencia desguarnecida, con el resto de sus fuerzas.
11 de julio 1819. El General Bolívar derrota a los españoles conducidos por el general José Barreiro, en Gámeza, territorio colombiano.
Las condiciones de la tropa eran muy difíciles, pues acababa de cumplir con la travesía llevada a cabo durante el audaz Paso de los Andes. El edecán del Libertador Daniel Florencio O’Leary, refiere la situación así:
Como las tropas estaban casi desnudas y la mayor parte de ellas eran naturales de los ardientes llanos de Venezuela, es más fácil concebir que describir sus crueles padecimientos. Al día siguiente franquearon el páramo mismo, lúgubre e inhospitalario desierto, desprovisto de toda vegetación a causa de la altura. El efecto del aire frío y penetrante fue fatal en aquel día para muchos soldados; en la marcha caían repentinamente enfermos muchos de ellos y a los pocos minutos expiraban.
La flagelación se empleó con buen éxito en algunos casos para reanimar a los empapados y así se logró salvar a un coronel de caballería, cien hombres habrían pasado para destruir al ejército patriota en la travesía de este páramo.
Bolívar no se amilanó, continuó la marcha y al toparse con el enemigo ordena el ataque, para sorpresa del jefe español, la división del general José Antonio Anzoátegui avanza con valiente resolución, Bolívar arenga a sus hombres que se lanzan al ataque con ímpetu y pasan un puente a pesar del nutrido fuego de los realistas. La victoria es de los patriotas.
Seis días después, el 17 de julio de 1819, el General Bolívar, detiene tácticamente la ofensiva en Colombia, para refrescar a la tropa, rehacer su armamento y reponer la caballería. Se curan a los heridos, se recompone el armamento y se recogen caballos.
12 de julio de 1872. Nace en Caracas ese gran intelectual venezolano que fue Pedro Emilio Coll. Desde temprana edad se interesa por la palabra, motivado por los relatos que le narraba su niñera. Su interés por la literatura se hace más vivo al entrar en contacto con los más importantes escritores venezolanos, puesto que su papá era el propietario de la Imprenta Bolívar.
En 1894, Pedro Emilio Coll, Luis Manuel Urbaneja Achelpol y Pedro César Dominici, fundan la revista Cosmópolis, publicación con la que se inicia el modernismo literario en Venezuela. Colabora con El Cojo Ilustrado, quizá la más importante revista de la época, en la misma publica, entre otros, su famoso cuento El diente roto, este cuento es una sarcástica e inocente alegoría de esa increíble capacidad para la incapacidad de tantos personajes de entonces, como de ahora, amén del gran valor literario del cuento. En 1896 se edita su primer libro; Palabras, al que le siguen El Castillo de Elsinor, en 1901, La Escondida Senda, en 1927, y El Paso Errante.
14 de julio de 1789. Se iza por primera vez, en la Plaza Mayor de Caracas (hoy Plaza Bolívar), la bandera tricolor de la Patria. A los hijos del mártir José María España se les concede el honor de izarla… en el mismo lugar donde su padre fue ahorcado y despedazado por los bárbaros del imperio español.
14 de julio de 1816. Muere en La Carraca (Cádiz) el Generalísimo (Sebastián) Francisco de Miranda, quien nació en la caraqueñísima esquina de Padre Sierra, el 28 de marzo de 1750, hijo del canario Sebastián de Miranda y Ravelo y de la caraqueña Francisca Antonia Rodríguez Espinoza. Miranda es el primer venezolano de dimensión histórica mundial. Mientras vivió en Venezuela firmaba Sebastián Francisco, pero desde que abandonó la Patria, hasta su muerte, omitió el Sebastián.
Miranda hizo sus estudios superiores de artes en la Real y Pontificia Universidad  de Caracas (Universidad de Caracas, después, hoy Universidad Central de Venezuela)… el 25 de enero 1771, se marcha a Europa por los problemas que enfrentó su padre por ser canario y comerciante, lo de canario lo subsanó el rey Carlos III, pero el haber sido comerciante ‑haber sido porque vendió su negocio‑ no se lo pudo quitar; trabajar era un deshonor para los aristócratas españoles de la península y para los criollos.
Es una verdadera tentación seguir escribiendo acerca de este gran hombre, sin embargo, el espacio y el tiempo resultan insuficientes, incluso haciendo una relación cronológica de su inacabable vivir, despojado de lo novelesco, que lo hay, también requeriría de espacio y tiempo. De él, del Generalísimo Francisco de Miranda, sus archivos digitalizados ya están en Internet, no obstante me atrevo a recomendar la lectura de la biografía que de él hiciera don Mariano Picón Salas, se trata de un libro modesto en su extensión, pero muy rico en su contenido. También, don Alfonso Rumazo lleva hechas dos biografías del héroe, una bastante amplia y detallada, y otra que se puede calificar como de bolsillo, ambas son publicaciones del Ministerio del Poder Popular del Despacho de la Presidencia y su distribución es gratuita.
15 de julio 1858. Muere en Maracaibo José Gregorio Monagas, a quien Bolívar bautizó como La primera lanza de Oriente, por su destreza en el manejo de esa arma y por su arrojo en los combates. José Gregorio Monagas nació en Aragua de Barcelona, estado Anzoátegui, el 04 de mayo de 1795. Era 10 años menor que su hermano José Tadeo, quien sí nació en el estado Monagas, ambos ocuparon la Presidencia de la República. Fue José Gregorio Monagas, quien, como Presidente de la República, dictó el decreto de abolición de la esclavitud. Cuestión de escasa importancia en lo socioeconómico pues, para entonces no era negocio tener (mantener) esclavos, era preferible conservarlos como peones o sirvientes, según el caso.
16 de julio de 1814. José Tomás Boves entra triunfante a una Caracas casi deshabitada, pero, no por eso su sed de sangre se aplacó, no; mandó a ajusticiar a todos los que no lograron escapar de la ciudad… a lanza y cuchillo, tal como recién lo hiciera en Valencia.
17 de julio de 1979. Triunfa en Nicaragua, el Frente Sandinista de Liberación. Y es expulsada del gobierno la dinastía de los Somoza, que gobernaba desde 1937. Como siempre, los Estados Unidos, mete sus manos, y aliado con la derecha nicaragüense, bajo una intensa campaña mediática desestabilizan el gobierno revolucionario e imponen en la presidencia a Violeta Chamorro.
17 de julio de 1937. Nace en la esquina de Poleo, de la Parroquia Altagracia, el intelectual venezolano, dramaturgo por excelencia, José Ignacio Cabrujas (Lofiego). Es, junto con el maestro Román Chalbaud y Julio César Mármol, pionero de lo que se llamó televisión cultural.
17 de julio de 1797. Nace en Valencia, estado Carabobo, Alejo Fortique. Doctorado en Sagrada Teología en la Real y Pontificia Universidad de Caracas, se gradúa de abogado el 13 de mayo de 1826, desde entonces mantendría posiciones favorables al separatismo propugnado por Páez… y fue de los que se pronunció en el Congreso de Valencia de 1830, por la proscripción del Libertador… con el correr de tiempo, Fortique, se arrepentiría de esa abominación antipatriótica.
19 de julio de 1898. Nace en Caracas, en una casa sita de Veroes a Santa Capilla, el muy querido e inolvidable camarada Gustavo Machado, ejemplo de compromiso, consecuencia y lealtad a las ideas de la Revolución. Gustavo, nace en el seno de una familia aristocrática de la oligarquía caraqueña. Mas no por eso comulgó con la reacción, al contrario por sus ideas revolucionarias, a la edad de 16 años, en 1914, la dictadura gomecista lo hace preso en La Rotunda, la más tenebrosa cárcel del siglo pasado. Al salir en libertad viaja a París, donde se gradúa de abogado en 1920, en 1924 se embarca para La Habana, donde se hace amigo de Julio Antonio Mella, dirigente y fundador del Partido Comunista de Cuba, y de otros patriotas cubanos.
Más tarde se establece en México, donde junto con su hermano Eduardo y otros camaradas funda el Partido Revolucionario Venezolano (PRV), embrión del Partido Comunista de Venezuela (PCV). En 1928 viaja a la Unión Soviética con la finalidad de obtener un buque para invadir a Venezuela, al no lograrlo se va a Nicaragua, en donde se une como oficial de las fuerzas revolucionarias del Estado Mayor de Augusto César Sandino, para combatir contra la invasión de los gringos, a favor de los intereses de la transnacional United Fruit Co.
En 1929, al frente de un grupo de trabajadores de la refinería petrolera y de desterrados antigomecistas, en una acción audaz asalta a Curazao, toman el fuerte Ámsterdam, en Willemstad, con el propósito de hacerse de las armas de los soldados holandeses e invadir a Venezuela, no logró obtener las armas. Empero, a bordo de un buque que tomaron desembarcan en la Vela de Coro, pero fueron derrotados. Gustavo escapa a Colombia, pasa a los Estados Unidos y luego se marcha a Francia, en 1935, entra clandestinamente a Venezuela, es detenido y lo envían al Castillo de San Carlos.
La presión popular logra su liberación en 1936, al año siguiente es desterrado del país. En 1947 es candidato a la Presidencia de la República, esas elecciones son ganadas por Rómulo Gallegos. En 1948 se fundan la Juventud Comunista y Tribuna Popular, diario oficial del PCV, que serían ilegalizados después del derrocamiento de Gallegos, el 24 de noviembre de 1948. Gustavo, es detenido y desterrado nuevamente a México. Con la caída del dictador Marcos Evangelista Pérez Jiménez, el 23 de enero de 1958, regresa a Venezuela, el PCV apoya la candidatura de Wolfgang Larrazábal, en los comicios que gana el traidor de Rómulo Betancourt, quien ejerce su mandato poseído por un virulento y vesánico anti comunismo. En esas elecciones el camarada Gustavo Machado es electo diputado por el extinto Distrito Federal. Betancourt, ilegaliza al PCV y al Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), sus diputados fueron hechos presos y Gustavo paga cinco años de cárcel en el Cuartel San Carlos, todo en clara violación de la Constitución de 1961.
De esa Constitución (La moribunda), el gran camarada Jesús Farías, Secretario General del PCV, quien ejerció ese cargo por 35 años, diría que, la constitución, era una doncella que Betancourt desvirgó a las pocas horas de nacer, pues horas después de ser sancionada Betancourt suspendió las garantías, que se mantuvieron suspendidas (las económicas) hasta que el Comandante Presidente Hugo Rafael Chávez Frías, accedió al poder legítimamente. Por cierto, fue Jesús Farías, quien también dijo: Mi línea es la Revolución, mi línea no cambia, es hasta la muerte.
Gustavo Machado, salió en libertad al ser electo diputado en 1968, por el movimiento Unión Para Avanzar (UPA), organización fundada para eludir la ilegalización del PCV.
El camarada Gustavo Machado es un ejemplo de la verticalidad ínsita a todo revolucionario y de respeto por sí mismo, y su vida debe ser ejemplo y objeto de estudio por todos los que militamos en el campo de la Revolución.
20 de julio de 1903. El general Juan Vicente Gómez, vicepresidente de la República, derrota a Nicolás Rolando, en la batalla de Ciudad Bolívar, último foco faccioso de la llamada Revolución Libertadora, que dirigía el banquero Manuel Antonio Matos, en connivencia con la derecha venezolana y el imperio yanqui, que protegían los intereses de las compañías petroleras. Esta batalla (ya se dijo), como la de La Victoria, la libró el general Juan Vicente Gómez, e inocentemente su compadre, el Presidente de la República Cipriano Castro, al congratularlo por sus victorias lo llama: El Salvador del Salvador
22 de julio de 1813. José Félix Ribas derrota en la Batalla de Los Horcones, al ejército español comandado por los jefes realistas Francisco Oberto y Pedro González de la Fuente. En esta batalla los patriotas, en número de 500 hombres de infantería y 60 a caballo, se lanzan al ataque, en medio de un fuego cerrado de fusilería y artillería, son rechazados dos veces, pero en el tercer ataque quiebran la defensa enemiga, y los jefes realistas Oberto y González, huyen en desbandada con uno 20 soldados.
22 de julio de 1964. Son asesinados por las bandas armadas de Acción Democrática y el Servicio de Información de las Fuerzas Armadas (SIFA), los camaradas Víctor Soto Rojas y Trino Barrios, quienes fueron detenidos y torturados bárbaramente, en la Dirección General de Policía (Digepol) para que delataran a sus camaradas. Barrios, fue fusilado en Orituco, estado Guárico, su cadáver fue enterrado en Sabana Grande de Orituco. El compatriota Soto Rojas, fue lanzado de un helicóptero en el Cerro el Bachiller, su madre doña Rosa Rojas de Soto, hasta su muerte a los 103 años, hizo lo indecible por hallar los restos de su hijo, doña Rosa, murió con la pena de no poderle dar cristiana sepultura a su querido hijo.
Refirió, doña Rosa Rojas de Soto, que supo que su hijo había sido asesinado porque en su incesante peregrinar en la búsqueda de su hijo Víctor, un militar le dijo: Mire señora, yo todos los días abro el periódico y la veo a usted buscando a su hijo. No lo busque más porque lo lanzamos de un helicóptero… esa virtuosa madre abrazó agradecida al canalla que le informó la desdicha de su hijo, pues, por lo menos, supo que su hijo había muerto.
24 de julio de 1783. Nace en Caracas el Sol de Colombia, el Padre de la Patria, el Libertador, mi General… nuestro General Simón Bolívar.
La página web del PSUV Baruta, pospone la entrega de esta efeméride para intentar hacer algo digno de quienes nos siguen, algo que no sea la consabida carretilla que desgraciada y adocenadamente nos han enseñado a la mayoría de nosotros.
24 de julio de 1823. Se libra la Batalla Naval de Maracaibo, que fue la que en verdad selló la Independencia de Venezuela, en la que triunfa Padilla ante Laborde. Por tal razón ese día se celebra en honor a ella el Día de la Armada Venezolana.
25 de julio de 1567. Diego de Losada, después de largos años de justa y fiera resistencia de nuestros pueblos originarios, funda la ciudad de Santiago de León de Caracas, en el mismo lugar donde el mestizo y traidor Francisco Fajardo fundó el hato de San Francisco.
Fue harto difícil para el conquistador establecerse en el valle de Los Caracas, pues estuvo habitado por hombres de naturaleza pacíficos, pero indómitos y plenos de amor por su Patria. Los conducía el gran cacique Guaicaipuro, quien encabezó las luchas ante la feroz y cruel arremetida de los españoles, premunidos con armas de sofisticada tecnología, perros amaestrados y caballos con coraza. Al gran cacique Guaicaipuro lo acompañaron en sus luchas caciques como Baruta, Catia, Guaicamacuto, Chacao, Naiguatá y otros.
25 de julio de 1823. En un día como este, una vez que el Ejército Libertador, lleva a cabo el audaz inclemente y comprometedor Paso de los Andes, se encuentra con que las huestes realistas al mando del general José María Barreiro, le cierran el camino a Tunja.
La tropa al mando de Bolívar, que apenas se había medio repuesto de la dura hazaña que fue el Paso de los Andes, se apresta al combate por decisión del Jefe Supremo de la Causa, que acepta enfrentar a los realistas a pesar de la superioridad numérica del enemigo (3.000 contra 2.000) y su ventajosa posición en el terreno. Así comienza una de las más extraordinaria batallas que libraron los patriotas contra el imperio español.
El General Bolívar cruza el río Sogamoso para atacar al enemigo por la retaguardia. A las once de mañana ordena al comandante José Antonio Anzoátegui atacar el flanco derecho de los españoles con dos batallones que pronto se ven envueltos por los contrarios. Es cuando el General Bolívar ordena a Santander, atacarlos por la izquierda con sucesivas cargas de bayoneta, y así se reduce la presión española contra el flanco derecho de los hombres de Anzoátegui, maniobra que resultó eficaz para reducir la presión enemiga, que pierde parte del terreno conquistado.
El plan táctico de Bolívar era obligar a Barreiro a enviar el mayor número de hombres de su reserva cada vez que perdía terreno. Sin embargo, la situación se hacía insostenible y Bolívar decide el ataque  de la Legión Británica al mando de James Rooke, con lo que logró detener el avance de los enemigos. Así las cosas, Barreiro echa el resto y lanza al asalto a sus reservas, los nuestros retroceden, y es en ese momento cuando el jefe español exclama: ¡Ya ni Dios me quita el triunfo!... no sabía Barreiro contra quien se estaba enfrentando.
Eran cerca de las seis de la tarde, el General Bolívar, ve todo perdido, ante lo cual galopa hacia la reserva que le quedaba, compuesta por la caballería llanera al mando del bravo y corajudo Coronel Juan José Rondón, Bolívar el hombre de las dificultades, trémulo, se dirige a Rondón y le grita: ¡Rondón, la Patria está perdida, salve usted a la Patria! y el valiente negro le responde brioso, al Libertador: ¡Es que Rondón no ha peleado todavía!
Y, Rondón lanza en ristre, secundado por Leonardo Infante, Lucas Carvajal y un puñado de llaneros, arremete con titánica fuerza contra la infantería del general Barreiro, destrozándola y decidiendo a favor de la causa patriota aquella memorable batalla.
Fue tal el valor de la acción de Rondón que después, Bolívar, en víspera del aniversario de la Batalla de Pantanos, día que por demás el daba como el de su nacimiento, escribía: Sin Rondón, yo no sé que hubiera sido de Pantano de Vargas, y cada año, al celebrarse el día de aquella batalla victoriosa, el Libertador solía decir: Hoy es día de San Rondón.
El Coronel Rondón resultó herido levemente en un pie durante la Batalla de Naguanagua, herida que se le infectó, se le gangrenó y a consecuencia de ella muere el 23 de agosto de 1822, en la ciudad de Valencia. Sus restos reposan en el Panteón Nacional desde 1896.
25 de julio de 1976. Luego de ser sometido a las más bárbaras y crueles torturas, muere el gran camarada Jorge Rodríguez, Secretario General de la Liga Socialista.
25 de julio de 1788. Nace en el Valle del Espíritu Santo, de la isla de Margarita, estado Nueva Esparta, el jefe patriota Santiago Mariño, cuyas luchas por la Patria lo consagran como un inmortal en el Panteón de los Héroes.
26 de julio de 1953. Un grupo de jóvenes revolucionarios cubanos al mando de Fidel Castro, en una audaz y heroica acción asaltan el Cuartel Moncada, de la ciudad de Santiago de Cuba. Los revolucionarios no lograron su objetivo militar, no obstante, la acción llamó la atención nacional e internacional. Y el compañero Fidel, hace una proclama de su defensa a la que llamó La historia me absolverá, es un texto indispensable para conocer la historia de Cuba.
Desde 1960 el Cuartel Moncada se convirtió en la Ciudad Escolar 26 de julio, con una capacidad para 2.000 alumnos.
28 de julio de 1953. Nace en Sabaneta, estado Barinas, Hugo Rafael Chávez Frías. Hijo de los maestros Hugo de los Reyes Chávez y doña Elena Frías de Chávez. Es el segundo de los seis hijos de la pareja Chávez-Frías.
Hugo Chávez, siempre refiere que tuvo una infancia muy pobre, pero de inmensa felicidad. Él y su hermano Adán, fueron criados por su abuela paterna, Rosa Inés Chávez, la mama vieja, por quien profesó y profesa un amor enorme. Por su pobreza hubo de usar alpargatas y vender dulces en las calles de Sabaneta, los dulces que con sus amorosas manos elaboraba la abuela Rosa Inés, entre los dulces que vendía… las arañas ocupan un recuerdo muy especial y es muy rara la ocasión en las que no alude sus recuerdos como vendedor de arañas o de arañero como se califica. Lo hace en especial cuando se concretan los logros de su exitosa política económica.
También recuerda con mucha gracia el deseo de su abuela para que se hiciera sacerdote, y, hay un Chávez que se ríe mucho, cuando dice que apenas llegó a monaguillo. Desde niño los deportes acapararon su atención y, en más de una oportunidad abandonaba, momentáneamente, su trajinar por las calles de Sabaneta en la venta de arañas, para jugar una partidita de béisbol. Era muy aficionado al juego de chapitas, hoy casi en extinción. Pero definitivamente el béisbol lo sedujo, al punto de que ingresa a la Escuela Militar, como punto de partida para saltar al béisbol.
El Comandante Presidente, es un magallenero furibundo e incluso, en los peores momentos para el equipo Magallanes, hace gala de su buen humor para, de alguna manera, defender a su equipo. Se da la casualidad de que por sus excelentes condiciones de lanzador zurdo cuando joven; por su equipo el Magallanes y por su apellido, se hace un entusiasta admirador de un sobresaliente pitcher del Magallanes; Isaías El Látigo Chávez, que, en el mejor momento de su carrera, perece en un aciago accidente aéreo, acaecido el 16 de marzo de 1969, con apenas 23 años. Imagino que para entonces su deseo de hacerse lanzador de béisbol, había sido desplazado por una inevitable vocación por la noble carrera de las armas. Ah, debe tenerse en cuenta que el Presidente Chávez, es un diletante de la pintura.
El niño Hugo Chávez Frías, cursa la primaria en el Grupo Escolar Julián Pino, donde en uno de los grados tuvo como maestro a su padre, lo cual según confiesa el propio Comandante, no se le hizo fácil, antes por el contrario fue cuando más hubo de esmerarse en sus estudios, porque el Maestro Hugo, como llamaban, o llaman, a su papá, era más exigente con él que con los demás alumnos.
Cursa la secundaria en el Liceo Daniel Florencio O’Leary, de donde egresa en 1971, con el título de Bachiller en Ciencias. Enseguida ingresa a la Academia Militar, en la que obtuvo el título de Licenciado en Ciencias y Artes Militares, mención Terrestre y el 05 de julio de 1975, egresa con el (extinto) grado de Subteniente. Recibe el sable, que lo consagra como Oficial de las Fuerzas Armadas de Venezuela, de las manos de Carlos Andrés Pérez.
Chávez siempre fue un brillante estudiante y un hombre contraído a sus deberes. Al obtener su licenciatura hace un curso de Comunicación en la Escuela de Comunicación y Electrónica de las Fuerzas Armadas, en el que ocupa el tercer lugar. En 1977 es ascendido al grado de Teniente y realiza el Curso Medio de Blindados del Ejército y logra ubicarse en el primer lugar de dicho curso. En 1982 es ascendido a Capitán y hace el Curso Avanzado de Blindados en 1983, en el que igual obtiene el primer lugar del curso.
De su matrimonio con Nancy Colmenares nacen sus hijos Rosa Virginia, María Gabriela y Hugo Rafael (Huguito). Del segundo, con Marisabel Rodríguez, nace una niña a la que se bautizó como Rosinés, en deferente y merecido homenaje a su querida e inolvidable abuela, la mama vieja Rosa Inés.
A partir de aquí vamos a referir, quizá desordenadamente, de la manera más breve posible los hechos que hacen de este hombre, un partero de la historia venezolana y de Latinoamérica, pues las conquistas socioeconómicas que ha logrado el pueblo venezolano por sus políticas, acapara ingentes logros reconocidos hasta por sus más enconados oponentes, y rebasan las fronteras nacionales. Hugo Chávez aparece en la escena política de Venezuela, de una manera estruendosa… así lo confesó a raíz de su intervención quirúrgica.
Aunque todo comenzó más temprano, incluso de lo que él mismo se imagina, las conversaciones con Adán, su hermano mayor, quien desde su temprana juventud albergó ideas revolucionarias, ideas que apuntaló al ingresar en la Universidad de los Andes (ULA), esas ideas fueron permeando a su hermano Hugo Rafael, quien se sintió un tanto frustrado de su carrera militar, viendo cómo el pueblo venezolano padecía inicuamente de los males que los gobiernos cuarto republicanos habían sembrado en ese noble pueblo.
Si bien el 27 de febrero de 1989, fue un campanazo que lo sacudió en lo más profundo de su ser, antes, el 17 de diciembre de 1982, Chávez cobijado por el histórico Samán de Güere, el mismo samán que una noche cobijara al General Bolívar y a sus tropas. Esa noche Bolívar invocó el alma del Samán de Güere y la de nuestros indígenas para que… nos llenen de más coraje para culminar la gloria que pertenece a nuestra Patria.
Decía que, ese 17 de diciembre de 1982, Chávez, cobijado por el histórico Samán de Güere, junto con Felipe Acosta Carles, Francisco Arias Cárdenas, Acosta, Urdaneta y Baduel, funda el Movimiento Bolivariano Revolucionario (MBR-200). Mas Chávez había ido más allá, pues, comenzó antes, como profesor de estudios superiores en la Escuela Militar y como Comandante de tropas, cuando insufló a  sus iguales, a sus alumnos y subordinados las ideas bolivarianas y, por supuesto, el amor a la Patria y al pueblo. Su predica fue semilla que amorosamente sembró y cuidó con el esmero de un padre de familia.
Su aparición estruendosa, como él mismo recién la calificó, fue el 04 de febrero de 1992, cuando al frente de una insurrección revolucionaria, se propone echar del poder al corrupto y mafioso de Carlos Andrés Pérez, es entonces cuando se da a conocer al mundo. Y los venezolanos nos quedamos boquiabiertos al oír, por primera vez, a un hombre hacerse responsable de la insurrección. Un hecho absolutamente inédito en la historia de este país, donde todo el mundo escurre el bulto. Piénsese solamente en el fallido golpe de Estado fascista, de abril de 2002, contra el gobierno del Comandante Chávez, todos disfrutaron los minutos de un supuesto triunfo, salieron sonreídos en la televisión, se abrazaron a más no poder, aplaudieron, gritaron te queremos Pedro. Pero, pasado su cuarto de hora, vino el tragicómico y consabido… Yo no fui. Nadie asumió responsabilidad alguna, todos iban pasando por ahí y los invitaron a entrar, nadie firmó el infeliz decreto que destripó toda la institucionalidad democrática, pero nadie, repito, nadie asumió responsabilidad alguna. Ni los curas, ni los militares traidores, ni los intelectuales, ni Manuel Rosales, ni las ONG, ni el rufián de Marcel Granier, ni los Poleo, ni el Tigre de Copey, ni Norte Américo Martín, ni Cecilia Sosa, ni los cobardes petimetres y maripositas de Primero Justicia, ni Alejandro Peña Esclusa, ni Douglas León Natera, ni Nelson Dagama (de Excelsior Gama), ni José Vicente Carrasquero, ni Elio Andrés Delamo, ni José Antonio Gil Yépez, ni Alberto Quirós Corradi, ni el cura Ugalde, en fin; ¡Nadie! ¡Aprendan, carajo!
A estas alturas recibo la noticia de la operación del Comandante Presidente Chávez, y forzado por el desconcierto no pude terminar esta efeméride para la que siempre habrá tiempo, porque Chávez como todo Patriota, ya ha sido eternizado por su pueblo, por tanto siempre habrá tiempo para el Comandante amigo, para el Comandante querido, para el Comandante eterno.
29 de julio de 1967. Un terremoto, con una intensidad de 6,5 grados en la escala Richter sacude a una Caracas cuatricentenaria. En efecto, el 25 de julio, la ciudad había celebrado sus cuatrocientos años de fundada. El epicentro del movimiento telúrico se ubicó en el mar Caribe. Las áreas más afectadas en la capital fueron Los Palos Grandes y Altamira, donde varios edificios se derrumbaron como un castillo de naipes (Neverí, Palace, San José, Mijagual). En el litoral varguense la zona más afectada fue Caraballeda, donde se desmoronó el edificio Mansión Charaima. El saldo de muertos fue de unos 400, con más de 3.000 heridos.
El terremoto ocurrió a la 8:15 pm, a esa hora se detuvo el reloj de la Catedral, y la cruz que coronaba la torre cayó al suelo y dejó grabada su forma en el macadán. Antes de temblar, la tierra emitió un rugido bronco, los edificios se bamboleaban, en muchas partes la tierra se abrió y dejó grietas. Los habitantes de Caracas, en su mayoría durmió en las calles, por varios días, por temor a las replicas.
29 de julio de 2003. Nuestro querido Comandante Hugo Chávez, Presidente de la República, inaugura la Universidad Bolivariana y anuncia la creación de la Misión Sucre, con el objetivo de incorporar a unos 500.000 bachilleres de las promociones de los sin cupo. Se inicia una nueva y revolucionaria era educativa en la Patria de Bolívar, las expectativas han sido rebasadas, y la ha llevado a alcanzar el quinto lugar en el mundo y el segundo en América, después de la heroica Cuba, en el área educativa.
30 de julio de 1929. En Manicuare, estado Sucre, entrega su último aliento, el gran Cruz Salmerón Acosta, el Poeta del Martirio. Autor de los bellísimos sonetos Azul y Piedad, entre otros.
30 de julio de 2000. El aguerrido y noble pueblo venezolano relegitima a su Comandante Chávez, como Presidente de la República, con un categórico 59,4 %, en un hecho sin precedentes en la historia de la República.
31 de julio de 1817. Los patriotas margariteños derrotan, en la Batalla de Matasiete, al General Pablo Morillo (a) El Pacificador. En esta batalla los margariteños hicieron gran alarde de ingenio y valor, pues las tropas españolas eran las más selectas del imperio español y sumaban unos 3.500 hombres, los patriotas no llegaban a 2.000 y estaban al mando del general Esteban Gómez.
Los valientes neoespartanos, que ganaron ese título por esta batalla, emboscaron repetidamente a los españoles, cuando Morillo marchaba hacia La Asunción, que estaba en poder de los nuestros. El general Esteban Gómez, decide provocar con amagos de ataques a los españoles, a los que Morillo al principio trató de ignorar, no obstante fueron tan repetidos que enfurecen al jefe realista y los ataca decididamente. Los valientes patriotas y varias valientes, entre ellas la patriota Tomasa Feliciana Vicuña, se fajan con los contrarios, a pesar de la desventaja numérica.
Que no obstante se ven forzados a retroceder hasta el cerro Matasiete, a cuyo pie se ubica el general español, con los suyos donde pernoctarían. En un día como el reseñado, Morillo ordena la toma del cerro, pero son sorprendidos por una avalancha de enormes rocas empujadas, desde lo más alto del cerro, por unos 300 patriotas, al mando de Policarpo Mata. El enemigo se desordena todo y huye, los neoespartanos… triunfan.
La leyenda popular le atribuye el nombre de Matasiete al cerro, porque los patriotas con una sola piedra mataban a siete realistas. Morillo refiere a su gobierno: El combate de Matasiete fue sangriento y tenso. Los rebeldes se batieron desesperadamente… y estuvieron tan obstinados, que a pesar de las repetidas pérdidas que sufrían en las cargas de su caballería, volvían al ataque con tal furia que muchas veces se les vio mezclados con nuestras tropas ligeras.

1 comentario: